Etiquetas

Matanza de ballenas piloto en Islas Feroes (Dinamarca), y recuerdo inevitable de las matanzas de focas en Canadá.

Os recomiendo la lectura completa de este artículo.

http://www.ssnnonline.com/?module=displaystory&story_id=9833&format=print

os dejo un extracto, si después de leer esto seguimos sin sentir vergüenza, no sé ….

“Cuando llega el verano en el Hemisferio Norte y las ballenas siguen sus rutas migratorias, se acercan a las islas en busca de alimento, porque las aguas son menos profundas, más cálidas y ricas en nutrientes.

Ha llegado el día tan esperado, las ballenas piloto o calderones comunes como se las conoce, ya están aquí. Un vigía ha dado la voz de alarma y las embarcaciones salen al mar en su búsqueda.
La ballena piloto de largas aletas y completamente negras  es un delfín que mide de 3 a 7 metros, pesa entre 4 o 5 toneladas y son extremadamente sociales y esta característica es aprovechada para emboscarlas y arriarlas hasta la orilla.

Desde las barcas se lanzan piedras que sirven para conducirlas hacia el destino deseado, al tiempo que las acorralan y las van llevando hacia la bahía, las ballenas de atrás empujan a las de delante y el espíritu gregario de estos cetáceos hace que la manada se dirija agrupada hacia su dramático fin.

Cuando se acercan a la playa las ballenas se agolpan y quedan atrapadas, son cientos y cientos que no pueden retroceder ni avanzar. En la costa, la gente, avisada desde hace horas, espera impaciente. Las ballenas han vuelto tras el largo y frío invierno. Las escuelas han decretado un día de fiesta.

Comienza el “grindaboð” y el “Grindadráp”

Estas dos palabras en idioma  feroés significan “ballena a la vista o encontrada” y “cazar ballenas”.
La gente divisa las barcas y gritan grindaboð, grindaboð y  los  adolescentes que protagonizarán la matanza, “demostrarán” de esta manera su entrada a la edad adulta, su virilidad, esperan a las ballenas en la orilla donde van  quedando varadas y sin poder retroceder ya que las barcas le cierran el paso por detrás, comienza  la matanza.

Con un gancho para clavarlas, llamado blásturongul y una sierra le hacen un corte en la espina dorsal tratando de cortar y romper sus principales arterias, mientras el dolor que les va provocando los cortes a los animales hacen que estos sacudan sus cuerpos desesperadamente tratando de liberarse de los matadores y una vez logrado el profundo corte comienza un gran sangrado siendo el causante que el mar, se tiña de rojo-sangre.

Mientras desde la orilla los niños asisten en este espacio plagado de sangre proveniente de la cruel matanza de más o menos 900 animales cada año, que no siempre mueren rápidamente; los adultos observan tranquilamente esta barbarie.”

Anuncios