Etiquetas

,

Así es mi rosal.

Insistente, cuando nadie presagiaba que la ramita del rosal que me dio el abuelo hace ya tantos años, fuese a florecer. Ahora es un tronco grueso, retorcido, empeñado en crecer.

Efímero, rosas que apenas huelen, que sobreviven tan sólo unos días. Rosas que nadie compraría, con sus pétalos deshojandose apenas florecen.

Terco, floreciendo cuando ya no es tiempo, cuando las otras rosas duermen esperando buenos tiempos, mi rosal no entiende de momentos, es terco, florece cuando le apetece.

Así soy también yo en cierta manera.

Insistente a pesar de los cansancios y las decepciones, a pesar de los pronósticos en contra con que se levantan a veces los días.

Efímera , con mis naufragios y resurrecciones diarios, con mis pétalos deshojandose como mis rosas.

Terca, porque a pesar de todo hay que seguir, y si eres valiente la vida te premia.

Anuncios