Etiquetas

, ,

Soy de letras. Apenas recuerdo nada de combinatoria o cálculo de probabilidades de lo que estudié hace ya… bueno, eso no importa mucho ahora 🙂

Soy de letras. Y sin embargo, hoy, recurro a los números, será porque acabo de estar de cafés (leáse acuarius y que el sabor lo elija el camarero, ¿verdad Jose? , leasé cafés – varios – porque total, ya que tenemos insomnio, que más da dos que tres que media docena ¿verdad Diego? , vaya par! 😉 )

Decía que será porque acabo de llegar de una tarde de café y tertulia con dos informáticos, de mis preferidos, y no me refiero a la informática sino a los amigos. Y quería contarlo, pero yo, que soy de letras, me excuso hoy de las palabras, y simplemente me pregunto por las probabilidades.

Las probabilidades de que hace más de once años (lo hemos calculado hace un ratín, de referencia mi mudanza), en la inmensidad de la red, en un canal de irc, yo me fuese a encontrar precisamente con ellos. La probabilidad de que pasara el tiempo y empezase a haber más que indiferencia, más que interés, y que de pronto, un día se me hicieran entrañables, la probabilidad de que el tiempo nos siguiera reencontrando periódicamente (la verdad es que aquí el que pone los kilometros es Diego, nosotros le debemos unos cuantos viajes). La probabilidad de que once años después de los primeros escarceos, aún nos sentemos, tras meses y meses y meses sin vernos, sin hablarnos, sin apenas olernos las distancias… y lo humano, lo divino, la politica, el corazón, la economía, las anecdotas, las ironías, las nieblas, los proyectos, y tantas cosas estén sobre la mesa.

Me pregunto por las probabilidades de que algo así suceda. No sé mucho de números, soy de letras, pero creo acertar si digo que soy afortunada. Sí, también en esto.

Hay gente increíble por el mundo, qué suerte la mía que las probabilidades de encontrarlas me sonrían.

Anuncios