Etiquetas

,

atardecer

Así comienza un precioso poema de un buen amigo…

“aún esconden mares las ciudades

bajo los zócalos del miedo”

En muchos momentos recurro a esos versos suyos, y me digo que sí, que es cierto, que aún esconden mares las ciudades, que si él lo dice, debe ser cierto. Y busco y me sumerjo, buscando los pecios que tras las tormentas han debido quedar bajo esos zócalos que pisan nuestros pies cada mañana.

Aún esconden mares las ciudades, y lo escribo, y lo releeo, quizá porque mi deseo es que sea cierto.

Feliz lunes, no olvidéis esos mares bajo las suelas de vuestros pasos

Anuncios