Etiquetas

,

DSC00108

Hace unos cuantos años, Diego tenía 18. Mucho antes, yo también los tuve. No voy a decir que lo haya olvidado, pero sí que quedan ya muy lejos en el recuerdo. En aquellos momentos, sus 18 provocaron mis letras. Hablábamos de “mariposas en el estómago”, y queriéndolo o sin quererlo, él me retornó muchas cosas, que quedaron atrapadas en unas letras que, creo recordar, nunca le envié (puedo estar equivocada, la mala memoria me juega estas pasadas).

El domingo Diego dijo “sí”, y no pude acompañarle en esos momentos. Sé de alguien más que tampoco pudo estar. Y puedo asegurar que ambos, de alguna manera, sin estar, no dejamos de asistir.

felicidades!

estoy en deuda 😉

Anuncios