Etiquetas

, , , , , ,

Estos días de “desatenciones” a este blog, y a los vuestros, a los que leo con ganas, se deben a ciertas desavenencias de esas que de vez en cuando se tienen con otros o con uno mismo.

Ando estos días en pleno proceso de “mala milk”. A mí la vuelta al cole, en vez de un síndrome postvacacional me provoca un síndrome “procesodeaumentodemalaleche” que en resumen viene a decir que tengo un cabreo monumental, (con perdón-que sé que suena malamente- pero lo explica todo a las mil maravillas) con ese “estilo de ser” que se resume en tener una doble moral, un doble rasero, la paja en el ojo ajeno y pedazo viga en el nuestro -que por supuesto no vemos-.

Que del “hoy empiezo” como estupendo lema para empezar cada minuto del día, veo que todo se queda en “empieza tú, que lo que es yo”, y que muchas banalidades pero que en el fondo ¿quién quiere de verdad hincarle el diente a lo que funciona mal? y que teniendo a otros a los que culpar o con los que ensañarse, para que andarse con autocríticas y autoevaluaciones, que eso duele, oiga, y que para que alguien ande jodido, mejor el prójimo. Y que así lo viven. Y que no se les despeina ni un pelo, ni se les cae la cara de vergüenza.

Y que diciendo estas cosas, es imposible no crearse enemistades, y que en eso ando ocupada estos días. Y no es porque mi persona personita, yo-mi-me-conmigo sea la afectada de todo lo que cuento. No, no. Que son otros prójimos los afectados, pero que vaya… no me uno al rebaño, porque si consiento con mi silencio me convierto en cómplice.

Ustedes disculpen, pero de vez en cuando hay que soltar lastre.

090920_221619

Anuncios