Etiquetas

, ,

A él le debemos una historia de España cercana y asequible para “público general” y en el caso de “Pequeña Historia de España” para público menudo en particular.

Manuel Fernández Álvarez ha fallecido hoy en Salamanca a los 88 años.

En estos momentos, en el cole, estoy leyendo con un grupo de 6º de primaria este libro, lo están disfrutando enormemente.

¡Gracias Manuel! Hasta siempre

“Estamos en una noche del mes de agosto. No hay luna. La noche es oscurísima. Pero, claro, hay que salir de casa para darse cuenta de ello.

De modo que me vais a acompañar. Salimos de nuestras casas y dejamos atrás las luces de la ciudad. Nos metemos en el campo. Buscamos una pradera para tumbarnos. Y así, de pronto, echados en el campo, contra el cielo, abrimos los ojos y nos encontramos con la inmensidad del espacio, y con las estrellas que brillan muy lejos.

Tanto que sentimos como un mareo, como un vértigo.

Pues bien, ese es el mismo vértigo, el mismo mareo que nos produce la sensación de la otra inmensidad: la inmensidad del tiempo.

Ese tiempo tan lejano en el que vivieron nuestros primeros antepasados, hace miles, ¡qué digo miles!, millones de años.

Y ese será nuestro primer cuento: el dedicado a los hombres y mujeres que vivieron hace tanto tiempo.”

fragmento inicial de “Pequeña historia de España” Manuel Fernández Álvarez

Anuncios