Etiquetas

, , ,

“sentir

que es un soplo la vida,

que veinte años no es nada…”

No lo digo yo, lo dice Alfredo Lepera en voz de Gardel.

Yo, simplemente, hoy, y sin que sirva de precedente 😉 lo corroboro.

Ayer, veinte años después, sonreímos al ver algunas fotos de entonces,

recordamos a viejos compañeros ¿donde estarán hoy? ¿qué habrá sido de sus vidas?

– quién sabe, y el caso es que quizá, en algunos casos, nos gustaría saber-

las fotos delatan unos rostros que hoy no han cambiado, quizá tan sólo haya alguna arruga  marcada, algún entrecejo que muestra cicatrices de tristezas, alguna mueca de sonriente nostalgia de aquellos tiempos.

Hace veinte años éramos universitarios soñando con cambiar los días desde nuestras futuras aulas, hoy, algunos lo intentamos desde las nuestras, otros cambiaron rumbos e intentan, al fin y al cabo lo mismo, sobrevivir en la jungla… seguir siendo…

ayer compartí una larga comida con mis “compis de magisterio”, y pude sentir que, en ocasiones, veinte años no es nada. Ayer, por un rato… volvimos a ser estudiantes de sueños

Anuncios