Etiquetas

eso es la vida, unos  yéndose y otros llegando…

la abuelita, nuestra última llama, se apaga lentamente, el día 5 cumplía 102 años, ella y su corazón fuerte queriendo vivir lo suficiente para ver prenderse  una nueva chispa, la de la nueva vida, Aitana, que ha llegado este caluroso 6 de julio

estamos felices

Anuncios