Etiquetas

I

Desplegar el atlas de las emociones

Poner chinchetas de colores en los puntos exactos donde en algún momento la vida se precipitó: rojo corazón aquí, negra muerte allá, verdes  intentos, amarillos delimitando los áridos desiertos, azules nombrando oleajes y naufragios…

II

Poner un anuncio por palabras

“Se ha perdido un corazón despistado, anda descalzo, pisa cristales rotos y  gusta de andar bajo la lluvia hablando con desconocidos.”

III

Llamar a Urgencias

Escuchar al otro lado del teléfono una voz anónima: “vuelva a marcar pasados unos cuantos desconciertos”. Marcar de nuevo – S.O.S.- y escuchar la misma voz aconsejando: “ sacúdase el polvo, úntese de fortaleza donde más duela, y si el dolor se hace insoportable retire la venda para que cicatrice y expóngalo a miradas indiscretas”.

Y colgar sabiendo que restan fuerzas.

Anuncios