Os traigo un fragmento del texto “barcos a la deriva” de Angeles Mastretta (podéis leerla acá)

hay días que soy, más que nunca, más que nada, un barco a la deriva-

“Le tocó ser mujer, pero ella sabe que siempre será un barco a la deriva.

¿Cómo sería su pareja si fuera barco? ¿Cada cuánto se cruzará un velero con su amante? ¿Serán monógamos los veleros?

¿Tendrán los barcos ideas políticas? ¿Deseos? ¿Curiosidad? ¿Temor? ¿Indisciplina?

Si somos como barcos, ¿quiénes son nuestros naúfragos? ¿Qué tesoros tiramos por la borda? ¿Por donde nos entra el agua? ¿Qué milagro nos mantiene a flote? ¿A donde vamos cuando el mar finge estar en calma y parece que el rumbo es nuestro, cuando tuvimos una infancia feliz y no tenemos hambre ni sosiego?

¿En qué mares se perderán nuestras cabezas algún octubre sonriente y amarillo, implacable y lunático?”

Anuncios