Etiquetas

, ,

Ella pregunta y se responde, como lo hago yo a veces, seguramente como lo harás tú.

A menudo me respondo a mí misma a ese ¿para qué? con un “para nada”. Por eso me gusta oír de vez en cuando esta canción de Rosana, sobre todo últimamente, cuando en muchos momentos parecen flaquear las fuerzas en muchos campos. Estoy cansada. No es grave, pero es bastante constante. Eso si es preocupante. Sobre todo porque sé que “de nada sirve una vida varada” y me resulta insultante mi ancla.

Anuncios