Estás. Estamos.

Sobrevivimos a pesar de la prima de riesgo, de los continuos recortes, de la pérdida de derechos tras las “aprobaciones” de los viernes del gobierno, de las “aguirradas” en Madrid, de la manipulación de algunos medios, de…

Estamos. Y es mucho. O al menos bastante. Porque resistir es una obligación. Y quizá también lo sea explicar a otros el por qué y para qué de esta resistencia.

Algunos apenas pueden estar, porque aquí al lado, codo a codo, algunos lo están pasando reputeadamente mal.

Cada cual con su grano de arena, con su ladrillo, con su punta de lanza…  A los que estáis, estamos… gracias por seguir ahí, porque eso da aliento en los cansancios, y tener un poco de esperanza, viene a ser imprescindible en estos días turbios que nos llevan.

Anuncios