Etiquetas

Siempre, antes, el 31 solía ser día de recuento… y el 1 día de propósitos. No era la única. Hoy todavía muchas de las personas que me rodean, que leo, que visito… mantienen esa ¿tradición?

Hace muchos años que ni recuento ni buenos propósitos. Seguramente sea la edad, es más fácil justificar todo con ella que hacerlo con el cansancio o los desalientos.

La verdad es que no veo ninguna diferencia entre un día de fin de año y el siguiente de año nuevo. Como tampoco lo veo tras un cumpleaños. Ni …

Eso no significa que no perciba cómo la vida cambia. Cambia de un día para otro cuando muere un ser querido, algo que viene siendo últimamente habitual, la muerte cumple con su rito un año y otro, y este año no iba a ser menos. Cambia cuando nace un nuevo ser, algo que, afortunadamente también ha sido cierto este año, con dos nacimientos a falta de uno. Cambia cuando te reencuentras con gente a la que quieres y hace tiempo (años) que no ves… también este año eso se ha hecho cierto, hace apenas un par de días.

Cambia de muchas maneras. Nosotros cambiamos. Yo he cambiado. Lo veo en mis actos, en mis pensamientos, en lo que siento, en cómo lo percibo… LO siento de muchas   maneras, y hay cambios que no me gustan, pero las fuerzas van fallando y resulta dificil hacer un boca a boca a ese que fuiste y que se va.

En fin… pequeñas reflexiones de una mañana cualquiera.

FELIZ AÑO NUEVO PARA TODOS; PARA TODAS

Anuncios